Diversidad sexual en las aulas. Evitar el bullying o acoso homofóbico

Diversidad sexual en las aulas. Evitar el bullying o acoso homofóbico es un material especialmente necesario en el ámbito coeducativo. Escrito por Santiago Agustín Ruíz y editado por Fundación Triángulo Extremadura, a lo largo de sus páginas se presenta qué es y como se manifiesta el acoso escolar homofóbico, tratando de establecer algunas pautas para combatirlo.

diversidad_sexual_aulas_evitar_bullyingEl bullying homofóbico (que suele ocupar gran parte del acoso escolar) es el que se ejerce contra aquellas personas que expresamente han declarado su orientación sexual (homosexualidad, lesbianismo o bisexualidad) en el ámbito escolar o hacia aquellas personas a las que la orientación se les supone por sus gestos, tono de voz, forma de hablar o de vestir. Algunas investigaciones resaltan el alto porcentaje de estas personas (80%) que son maltratadas por sus compañeros/as.

Este bullying constituye un fenómeno complejo, arraigado en la homofobia que se transmite en el currículo oculto: por un lado, el modelo heterosexista como referencia (que prescribe unos géneros binarios y una orientación sexual determinada); por otro, no se muestran a las y los escolares modelos referenciales con los que identificarse, a lo que se añaden las dificultades para abordar la orientación sexual en el aula (el profesorado no trata el tema porque no es sensible a la realidad LGTBI, tiene miedo a tratarlo en el aula, aborda la temática desde el prejuicio o no sabe cómo abordarlo).

Por otra parte, el bullying homofóbico tiene una serie de características que lo hacen especialmente dañino respecto a otros tipos de acoso escolar:

  • el insulto precede a la persona: el lenguaje homofóbico está “naturalizado” y forma parte de la socialización de la infancia y la adolescencia, y la “normalización” de la homofobia provoca en la persona LGTBI una internalización negativa del autoconcepto;
  • sin grupo de pertenencia: el chico o la chica homo/bisexual no cuenta con un grupo de iguales en el que apoyarse y hacerse fuerte cuando está siendo acosada por tener una sexualidad que no es como la “mayoritaria”;
  • víctimas de un doble silencio: si ya de por si el chico o la chica que está sufriendo bullying no suele denunciar su situación de maltrato por vergüenza o miedo a represalias, mucho menos aún si ese acoso se produce por ser homosexual o parecerlo. Esto supondría una “salida del armario” forzada o ayudaría a extender el rumor;
  • el miedo al contagio del “estigma”: compañeros y compañeras del aula no quieren ver o silencian por miedo a que si salen en su defensa se conviertan también en centro de los ataques o se diga de ellos y ellas que son homosexuales.

Por eso nuestro objetivo de trabajo consiste en crear un clima en el que se respeten las peculiaridades sexuales de cada cual. Se trata de enseñar a adolescentes y jóvenes a asumir que sea cual sea la forma en que sientan, amen o disfruten, tienen derecho a expresarse y a ser respetados/as. Puesto que en la adolescencia tenemos miedo a ser “diferentes”, proponemos abordar el bullying homofóbico como parte de un problema que nos afecta a todas y todos: la represión a la diversidad.

Documento:

Diversidad sexual en las aulas. Evitar el bullying o acoso homofóbico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.